Cambalache 3,14 - La vidriera irrespetuosa


Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé.

Lo prometido es deuda

Mire usted, en esto estamos de acuerdo.
¿Por qué creemos los católicos que los países pobres no deben pagar su deuda externa?
  • Por que esas deudas son simple y llanamente una inmoralidad.
  • En los países acreedores viven 1.150 millones de personas. En los países deudores hay 4.620 millones de seres humanos. Fíjate que incluso tienen que pagar por ser pobres...
  • Los gobiernos de Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, Bolivia..., que contrajeron gran parte de la deuda, no tenían capacidad jurídica para hacerlo. Eran gobiernos ilegales. Algunos fueron el resultado de un golpe de Estado.
  • Los gobiernos y la banca internacional acreedora conocían esta situación.
  • La mayor parte de esos fondos no fueron invertidos en beneficio del país.
  • Esos créditos no fueron avalados por el pueblo ni por sus representantes.
  • La obligación de devolverlos recaería, a lo sumo, sobre quienes directamente se beneficiaron de ellos.
  • Los intereses que se cobran actualmente están por encima de la tasa real.
  • Son intereses fluctuantes que se han llegado a duplicar y a triplicar sin consentimiento de sus deudores; son intereses usureros (el 22%). A finales de los años 60 era del 4 al 6 %.
  • Mientras suben los intereses siguen bajando los precios de las materias primas de países del tercer mundo.
  • La deuda ha ido subiendo por efecto de las sucesivas revaluaciones del dólar.
  • América Latina ha transferido a los países ricos cerca de 40.000 millones de dólares anualmente en el último trienio (1996-1999).
  • Si los países deudores pagan su deuda externa aumentaría el paro, el hambre, el desabastecimiento, la mortalidad en esas naciones.
  • Una ley o contrato no obliga moralmente cuando su cumplimiento causa un daño proporcionalmente grave.
  • Ya los países acreedores han compensado con creces la deuda externa, ya que han subido los intereses y los precios y gran parte de los fondos que se otorgaron en forma de créditos ha vuelto a los bancos comerciales internacionales a través, sobre todo, de la fuga de capitales.
Lo prometido es deuda. Anotación laudatoria. Y sin mentir.

2005-02-17 01:00 | Categoría: | 2 han comentado esto | Enlace permanente | Etiquetas: | Y dicen por ahí

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://zifra.blogalia.com//trackbacks/26769

Comentarios

1
De: Zifra Fecha: 2005-02-20 10:41

curioso... no hay comentarios



2
De: Akin Fecha: 2005-02-20 10:58

Jeje, hace unos días puse el mismo enlace, y unos días después un extenso artículo de un sociólogo donde analizaba la separación entre un enorme sector de la iglesia de base que seguía hablando de la iglesia de los pobres, y otro pequeño sector de la iglesia de cúspide que era básicamente la iglesia de la moral.

A mí también me resulta muy curioso, contra este sector de la iglesia no tengo nada, de hecho hasta podríamos colaborar a pesar de lo opuesto de nuestros planteamientos, pero desgraciadamente ha sido barrida de toda la cúpula directriz.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.211.104.247 (5bf5fcd71f)
Comentario

Busca en Cambalache


Blogalia


Se comenta en Cambalache

  • Anónima en 10 de Marzo de 1991
  • Anónima en Ya nunca juego al ajedrez Años de plomo (la película)
  • Anónima en No, no es la Diada ni son las torres gemelas de Manhattan...
  • Zifra en Olvido
  • Anónimo en Olvido
  • Zifra en Quantum State-Independent Contextuality Requires 13 Rays
  • Anónima en Álgido
  • nfernefer en Álgido
  • Zifra en Álgido
  • Anónima en Álgido
  • Categorías:

    Archivos:

    <Marzo 2017
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3 4 5
    6 7 8 9 10 11 12
    13 14 15 16 17 18 19
    20 21 22 23 24 25 26
    27 28 29 30 31    


    Lista de Enlaces

    De interés

    E-góticos

    Mis otros

    FotoFlickr


    Blogalia



    Versión para la columna lateral


    zifra. Get yours at bighugelabs.com/flickr
    2003-2006 Zifra – Powered by Blogalia – Estadísticas: Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares