Cambalache 3,14 - La vidriera irrespetuosa


Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé.

La gran explosión

Todos cuentan lo mismo: el cielo se volvió rojo. Huyeron a la playa en manadas, sin saber qué había pasado, hasta que empezaron a llegar los heridos tiñendo también de rojo las escaleras de mármol del Hospital Mora. Al principio pensaron que era el fin del mundo, que americanos y rusos se habían -por fin, como se esperaba- vuelto locos e intercambiaban bombas nucleares. Los barcos anclados en el muelle radiografiaban obsesivamente el mismo mensaje: ayuda, Cádiz está ardiendo. Sin luz, sin teléfono, sin telégrafo, sin esperanza. Pregúntale a cualquier viejo y te contará las mismas historias: el taxista que llevaba el brazo por fuera de la ventanilla y se quedó manco, la gente que se quedó tres días en la playa y no quería volver, como el médico de Manolete tiró todo el suero que suponía envenenado y que se había usado para las transfusiones del diestro (esta es falsa, porque Manolete murió 10 días después de la explosión), los bebés muertos en la Casa Cuna con las monjas y las cuidadoras, los que veraneaban todos los años en San Severiano y se salvaron porque la mujer de la casa estaba a punto de parir, el sordo que no oyó la explosión. Cómo Franco estuvo a punto de convertir la zona arrasada en base militar, cómo le escatimó el reconocimiento a los héroes. Y los héroes, y las víctimas y la sangre. Pero todos cuentan lo mismo: el cielo se volvió rojo. Hace sesenta años. En Cádiz.

2007-08-18 18:21 | Categoría: | 1 han comentado esto | Enlace permanente | Etiquetas: | Y dicen por ahí

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://zifra.blogalia.com//trackbacks/51599

Comentarios

1
De: Profesor Portillo Fecha: 2007-08-26 05:05

De pequeño escuché estas historias. Era como un tiempo mítico. Un suceso que todo el mundo conocía y del que no se daban muchas aclaraciones, en consecuencia: "la explosión". Un poco más crecido pregunté y me contaron que un depósito de armas y explosivos había estallado arrasando gran parte de la ciudad. Nadie aclaraba demasiado. Nadie me habló de las causas ni de por qué aún estaba allí acumulado todo ese material peligroso. Si me contaron, en cambio, que un hombre acababa de meter la llave en la puerta de su casa y que el edifici se vino abajo por la onda expansiva, dejándolo, intacto, con su llave y su puerta, y un trozo de muro donde darse de cabezazos.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.145.103.69 (a55dfbea88)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

Busca en Cambalache


Blogalia


Se comenta en Cambalache

  • pioneerseo en mememuchavalerados y Discépolo (Meme musical)
  • Nfer en Pobre buzón
  • Nfer en Pobre buzón
  • Anónima en Pobre buzón
  • Anónima en Pobre buzón
  • Anónima en Los numeros negativos y el deseo
  • Pau de valencia en Los numeros negativos y el deseo
  • Pedro en Tú es que nunca has tenido una ex
  • Anónima en Tú es que nunca has tenido una ex
  • Zifra en Muerte en el olvido (Ángel González)
  • Categorías:

    Archivos:

    <Junio 2018
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30  
                 


    Lista de Enlaces

    De interés

    E-góticos

    Mis otros

    FotoFlickr


    Blogalia



    Versión para la columna lateral


    zifra. Get yours at bighugelabs.com/flickr
    2003-2006 Zifra – Powered by Blogalia – Estadísticas: Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares