Cambalache 3,14 - La vidriera irrespetuosa


Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé.

Argumentos para asesinar al amor

La muerte es un ente racional, que no racionalizado. θάνατος, pensante y meditabundo, vaga indolente entre neuronas y circuitos integrados. La razón de la muerte es el amor. El amor a la muerte el argumento: θάνατος, desnudo y triste, piensa en sus víctimas –nosotros, sus discípulos– sin amor, con la implacable lógica del tiempo.

El amor es sentimiento en grado elevado de pureza. Εροσ, enmascarado y loco, enemigo de la Madre Muerte –posgenitora de todo lo perdurable–. El amor es la muerte de la Diosa Razón, de las razones y del raciocinio. El campo de batalla es la mente.

Siento dolor en mi cuerpo bajo las pisadas de los guerreros. Sus azagayas se pierden en cuerpos intangibles, hiriendo mis lágrimas. El dolor de la sed que nos lleva a renacer una y otra vez, la sed del deseo, de la existencia y de la inexistencia. El dolor del apego al placer, a las cosas amadas y a la unión con aquello que odiamos1.

El dolor impide el placer y causa el error. El error es confusión y llanto. Pero el placer me pertenece, es mío, mientras que el dolor es en mí. Este me separa y me aleja de él. Exijo el derecho de reivindicar mi placer. Si la causa del dolor es Εροσ, no es necesario quererlo, es preciso asesinarlo.

La ausencia de amor provoca desconcierto, apatía, ojeras y destemplanza. Síndrome de abstinencia. El amor crea hábito. Necesaria una buena dosis todos los días, un picotazo cada madrugada para soñar sin demonios. La eliminación del amor lleva a la enfermedad. Situación de dependencia: cadena, cárcel; castigo por habernos dejado atrapar en los cuentos de hadas, en chistes de chachas y soldados, en la deleznable poesía. Sentencia del vicio a la que el azar nos somete por haber espiado objetos eróticos, robado fetiches, quebrantado tabúes elementales de la imagen. Y la pena obtenida es la privación de la libertad.

Pero cualquiera de mis duendes os dirá que la libertad es tan sacra como todas las joyas de Ζεύς, como el rayo y como los vientos. Ni siquiera Εροσ, ni tan siquiera los dioses pueden insultarla con su presentuosa aquiescencia.

Dependencia y libertad se ensañan en mitológico combate. Cóncavas naves de negras quillas, estatuas de sal y el fuego no son sino máscaras menores de esta épica.

Más aún, la idealización mítica conduce a la belleza, al ideal, a la abstracción del sentimiento. Y el sentimiento es el peor entre los enemigos de θάνατος, nuestro padre, dios y guía, en quien empiezan y terminan todas las cosas que menos aprendido.

1. Odiar es desamar a conciencia

PostData: Debería pedirte perdón por todas estas palabras, pero cuando las escribí aún no sabía que huirías tan lejos de mí cuando las supieras. Aún no sabía que te amaba.

2015-01-28 10:55 | Categoría: | 0 han comentado esto | Enlace permanente | Etiquetas: | Y dicen por ahí

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://zifra.blogalia.com//trackbacks/75263

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.121.93 (9b38ed9d13)
Comentario

Busca en Cambalache


Blogalia


Se comenta en Cambalache

  • Mizar en La décima, la milonga y otros hermosos temas por Drexler.
  • Pedro en Mariposas Imposibles
  • Anónima en 10 de Marzo de 1991
  • Anónima en Ya nunca juego al ajedrez Años de plomo (la película)
  • Anónima en No, no es la Diada ni son las torres gemelas de Manhattan...
  • Zifra en Olvido
  • Anónimo en Olvido
  • Zifra en Quantum State-Independent Contextuality Requires 13 Rays
  • Anónima en Álgido
  • nfernefer en Álgido
  • Categorías:

    Archivos:

    <Junio 2017
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2 3 4
    5 6 7 8 9 10 11
    12 13 14 15 16 17 18
    19 20 21 22 23 24 25
    26 27 28 29 30    
                 


    Lista de Enlaces

    De interés

    E-góticos

    Mis otros

    FotoFlickr


    Blogalia



    Versión para la columna lateral


    zifra. Get yours at bighugelabs.com/flickr
    2003-2006 Zifra – Powered by Blogalia – Estadísticas: Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares